ERRORES HISTÓRICOS DE TRADUCCIÓN

Una mala traducción en altas esferas de la historia es más común de lo que pensamos. Hoy en día la tecnología y las dobles correcciones permiten conseguir traducciones muy exactas y coherentes. Sin embargo, como años atrás proliferaban las meteduras de pata lingüísticas, nos hemos propuesto hacer un pequeño recopilatorio con las más llamativas.

HIROSHIMA Y NAGASAKI

Tras exigir las fuerzas aliadas la rendición de Japón, el primer ministro en aquel momento del imperio del sol naciente decidió dar una rueda de prensa, que quizás se habría pensado dos veces tras ver el resultado. ¿El motivo? Mientras él pretendía decir “Sin comentarios. Continuamos pensándolo”, la información que llegó a sus enemigos fue “Lo ignoramos y despreciamos”. De esta forma, la polisémica palabra mokusatsu sería una de las causantes del lanzamiento de las bombas atómicas sobre las famosas ciudades de Hiroshima y Nagasaki.

Nagasaki

VIDA EXTRATERRESTRE

A finales del siglo XIX el astrónomo Giovanni Schiaparelli consiguió realizar una descripción muy exacta del planeta Marte. Sin embargo, no utilizó las palabras correctas para describir al planeta rojo. Los mares y continentes que especificó no supusieron problema, pero los canali que intentaban describir cañones y surcos en la superficie sí que llevaron a grandes confusiones. Esos canales se tomaron como estructuras edificadas por seres extraterrestres para llevar el agua a los diferentes puntos del planeta. Se tardaron unos cuantos años de locura alrededor de la vida alienígena hasta darse cuenta de que todo se debía a un traductor que no tuvo su día.

Marte

LA BIBLIA

Al ser el libro más traducido del mundo es normal que nos encontremos con fallos. Aunque a Moisés le ha salido uno de esos errores demasiado caro. En muchas de las esculturas e imágenes que podemos ver de él aparece con cuernos en la cabeza como fruto de un error de traducción. San Jerónimo fue el encargado de traducir la Biblia al latín cometiendo una pequeña errata que cambiaría la vida del pobre Moisés. El término que dio lugar a todo fue karan (radiante en lengua hebrea), una palabra que el patrón de los traductores leyó mal y tradujo como keren (cornudo). En estos momentos uno se da cuenta de lo importantes que son muchas veces las vocales.

Biblia

Esperamos que os haya gustado esta mini selección de fallos históricos. Nosotros de momento no estamos en ninguna de estas listas por haber cometido algún error flagrante, así que podéis seguir confiando en nosotros para todas vuestras traducciones.

By | 2018-10-26T09:33:29+00:00 septiembre 12th, 2018|Noticias|0 Comments

Leave A Comment